Quisiera

sábado, 8 de noviembre de 2008

Quisiera:


Tener siempre por horizonte

el universo níveo de tu piel,

para ver desde la distancia

la esplendorosa elegancia

con que se elevan arrogantes

las cimas albas de tus pechos.


Quisiera:



Al bajar tan altos montes

perderme en primavera,

por ese sinuoso valle

sendero que desciende

de tu ceñido talle,

estrecha hoz que me lleva

hacia la angosta caverna,

escondida en el desfiladero

inacabable de tus piernas,

hacia aquel lugar donde

se alza inexpugnable

la espesura enmarañada

de tus rizados cabellos.

Besar sin cesar, voluptuoso

la quebrada de tus senos,

o descansar placentero

en la braña de tu cintura.


Quisiera:


Con manos temblorosas

ir recorriendo con ternura

cada pliegue de su figura,

entretanto ella excitada

respira desasosegada,

al explorarle suavemente

recónditas oquedades

produciéndole humedades,

con mis dedos enredados

por los caminos solitarios

de sus oscuros canales.

Noto bajar por sus piernas

a sus fluidos manando

tal como los manantiales.


Quisiera:


Besar los labios de tu boca,

bocas que mi a boca brindan

los placeres de sus labios,

consiguiendo que los míos

en muestra de desagravio

a tales placeres se rinda.


Quisiera:


Confirmar que algún día

estos sueños que sueño,

cada noche de ensueño

cumplidos verse podrían.


Quisiera:


Saber que en secreto

tras la soledad sombría

en la fresca penumbra

de la arabesca celosía

allí oculta estas tu,

acechando cada paso

que doy en pos de ti,

sin saber que ese juego

es un fracaso

para ti y para mi.







4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Saludos fraternos por primera vez te visito y me voy con la idea de regresar, están lindos tus poemas, tus versos...

y te he enlazado en mi blog para poder visitarte mas seguido...

un abrazo farterno

Noray dijo...

¡Bellísimo poema!

Mejor vivir en sueños
aunque no se alcance
en realidad
lo que sentimos.


Un abrazo

Malena dijo...

Cuando invocamos a los dioses, esperando que nuestros anhelos se cumplan, a veces, volviéndose benevolentes, cumplen tus deseos.

Espero que desaparezcan los "quisiera" y se conviertan en realidades tangibles.

Mil besos, Salvochea.

Amaya dijo...

Cierra los ojos y respira profundamente, lo que deseas está ahí entre tus manos..
Ya no quieres tener, ya tienes..
Besos Salvochea

 
El crepúsculo púrpura - by Templates para novo blogger