Paseo invernal

jueves, 14 de enero de 2010


Pisando la nieve alba

oyendo cercano el silbo

del frío viento aullador,

vagando en la soledad

del bosque estremecedor,

abrumado por el efecto

del silencio acogedor.


Silencio que te produce

una sensación de calma,

algo nuevo, desconocido,

puro gozo para el alma.





7 comentarios:

Ío dijo...

Es verdad que en el silencio que oscila en un bosque nevado se puede llegar a sentir tal calma, que hasta el alma parece asomar en ese viento aullador.
Leerte ha sido como sentir una ráfaga de aire fresco.
Un beso, Salvochea

Ío

Noray dijo...

Hace años tuve la oportunidad de pasear por un bosque completamente nevado y es cierta esa percepción del silencio absoluto.

Excelente.

Un abrazo

Malena dijo...

Mi querido Salvochea: He caminado con tus versos a tu lado disfrutando de esa hermosa capa de armiño con que se ha vestido la naturaleza.

Ese silencio roto por nada es el que te hace mirar hacia tu interior y sentirte pleno.

Es muy bello el poema. Gracias.

Mil besos y mil rosas.

Marisa dijo...

Estos días también
sentí ese viento
aullador a través
de mi ventana,
pero nada comparable
a tu bello y silencioso
paseo nevado.

Un cálido abrazo

salvadorpliego dijo...

Excelsos estos versos. Sabes transmitir esa tranquilidad.

Un placer leerte.

Amaya dijo...

La nieve me produce siempre una sensación infinita de luz y calma..


Besos Salvochea, y gracias por este hermoso paseo de la mano de tus versos

Amaya

Malena dijo...

Gracias desde lo más hondo de mi corazón.

Volveré cuando esté recompuesta.

Un beso muy grande.

Malena

 
El crepúsculo púrpura - by Templates para novo blogger