Una pasión

viernes, 9 de enero de 2009


Sobre ese mar de arena

y de matutina bruma,

hallé conchas de nácar

y oleadas de espuma.



Jamás lograré olvidar

ese vendaval de fuego,

la niñez apasionada

arrobado en los juegos.


Tantos años pasaron

hasta llegar a entender,

que sin respirar tu brisa

me era imposible crecer.


El tiempo pasado juntos

hasta conseguirte amar,

del ocaso a la alborada

del alba a la madrugada.


Trae el aura de tu nombre

reminiscencias saladas,

se desangraba mi alma

cada vez que te evocaba.


Mi soledad es agravio

tu olvido mi pesadilla,

el vestigio de mis pasos

dejó huellas en la orilla.


Este anhelo de gozarte

dejó mi vida marcada,

tu alias sobre la arena

aún persiste grabada,


lo desgrabará la mar

con su continuo reflujo,

cuando suba la marea

lo borrará la marejada.


Fui marino a la deriva

solo, sin más amarras,

que las quimeras de ayer

que hoy me desgarran.


Quiero encallarme en ti

bahía y no desespero,

llegar a ti y hundirme,

ser náufrago marinero.


Cinco letras conforman

un nombre de fantasía,

eres azul de mar y cielo

eres luz de cal y fuego.


Eres letra, eres canción,

eres mi dolor, mi alegría,

eres Cádiz una pasión

tu sola, eres bella poesía.




1 comentarios:

Auxi González dijo...

Cuanta nostalgia hay en tus palabras.

Hermosos versos para subrayar la belleza.

 
El crepúsculo púrpura - by Templates para novo blogger