Soledades

miércoles, 3 de diciembre de 2008

-->

Quiero acabar razón con esta tristeza
pues es tanta la soledad que ya me pesa.
Se clava dentro de mi semejando puñales
no soporta mi alma ya tantas soledades.
Ando buscándola y si la hallo me recreo
la busco porque ya tan solo en ella creo.
Traigo heridas tan hondas que por ellas
sangra mi vida y tanto dolor me inunda.
-->
Liberadas las voces del silencio manaban
copiosas como el curso del río las palabras,
ahora es fontana seca en el riguroso estío.
Dejé volar los días hasta que llegué a perder
la noción del tiempo, más porqué huías de mi
sabiendo que incansable, tenaz, te perseguía,
por eso quiero saber adonde fuiste sin mí:
Soledad mía.


3 comentarios:

Amaya dijo...

La soledad, Salvochea, es mala compañera cuando además vive con nosotros el dolor..Si te acompaña el dolor, no dejes a la Soledad pasar de la puerta,aunque desees verla deseando su paz, porque te hará daño..
Aqui estoy yo, contigo y con el dolor.., para no dejar pasar a la soledad.., nunca..
Besos y un fuerte abrazo

Raquel Fernández dijo...

Bello poema. Todos convivimos alguna vez con esa "amante inoportuna que se llama Soledad", como dice Sabina.
Preciosas las fotos también.
Un abrazo.

Amanecer dijo...

Cuando llega a pesar, tanto la soledad, es porque se añora algo màs grande y fuerte, como el amor, por ejemplo... Las heridas no sanan,(a veces) aunque pasen y pasen los dìas.

Ella siempre esta contigo, solo escucha al silencio!!

Gracias por tu visita!!

Hermosa tu casa, y tus versos!!
Y que decir de las fotografìas!!

un placer visitarte

Besos y muchos màs.

 
El crepúsculo púrpura - by Templates para novo blogger