Caminando el Bierzo

jueves, 25 de septiembre de 2008

Los fértiles valles verdes

arroyos frescos, serenos,

hayas, castaños, robles,

pueblos de piedra oscura

casonas de antiguos nobles.


Las veredas escarpadas

senderos de dura pendiente,

por las rutas de montaña

donde apenas pasa gente.


Apenas si pasa el viento

algún pastor solitario,

empujando su rebaño

de camino a la majada.


Seguir la huella insinuada

en la deslizante pedriza,

sendas que no permiten

que apenas alces la vista.


A veces están escondidos

los caminos por la bruma,

a veces tapan las cumbres

los bosques con su espesura.


Cumbrear te gratifica

un cielo de límpido azul,

de un azul transparente,


un cielo desierto de nubes

un silencio desconocido

y unos caminos ausentes.




1 comentarios:

Alatriste dijo...

Gracias por los consejos y por las recomendaciones. Las tendré en cuenta por supuesto, pues siempre me gusta descubrir nuevos puntos de vista.
Fue un placer que me visitaras, sobre todo porque eso me ha permitido descubrir tus versos.
Yo soy un enamorado de la poesía.
Un abrazo.

 
El crepúsculo púrpura - by Templates para novo blogger